Mascaró


Alea jacta est

Crab no se responsabiliza por las opiniones vertidas en este blog, que a veces ni siquiera comparte.

No toda la información aquí publicada ha sido debidamente chequeada. Ley 23444.

La idea de este blog es crear un espacio amable y compartir recuerdos, puntos de vista o apreciaciones con gente amiga o en proceso de serlo. Por tal motivo queda prohibido el acceso de energúmenos, cuyos comments serán eliminados. Crab atenderá y contestará por línea directa (ver Perfil) a todos los que quieran insultarlo, amenazarlo, amedrentarlo, despreciarlo o menoscabarlo. Quienes busquen sus efímeros 15´ de fama aquí, no los encontrarán.

Los contenidos de esta página pueden afectar creencias tradicionalmente aceptadas respecto de cualquier institución, grupo o individuos, tales como el estado, el gobierno, la iglesia, el sindicalismo, las fuerzas armadas, la familia, el capitalismo, el imperialismo, las madres de Plaza de Mayo, la Asociación Argentina de Fútbol, el Ejército de Salvación, la Organización Scoutista Argentina, los homosexuales, los negros, los judíos y los chinos. El acceso a la misma por parte de menores de edad queda librado por lo tanto a la responsabilidad y vigilancia de los señores padres.

jueves, julio 14, 2011

Los intelectuales

Curioso lo que pasa con la palabra intelectual.

En realidad, nadie sabe lo que realmente significa (como sucede con otras palabras, como filósofo, poeta, escritor, pero ese es un jardín en el que no quiero extraviarme). Entonces, la usa a su antojo.
Generalmente, para el común de las gentes, el intelectual es alguien difícil de entender, por lo que aplican el término en un sentido más bien despectivo. Lo que en principio podría ser un elogio, termina siendo casi un insulto.
El diccionario tampoco nos ayuda mucho. Miren qué definición más pobre (o debería mejor decir menos comprometida): "dedicado preferentemente al cultivo de las ciencias y las letras". "Preferentemente", o sea, ni siquiera exclusivamente. Y "las ciencias y las letras". O sea que abarca a casi todo el mundo, porque o leemos o escribimos durante gran parte de nuestras vidas, o nos dedicamos a investigar o aplicar conocimientos científicos, de modo que casi todos somos intelectuales.
Entonces, quiero entender, el desprecio popular hacia el intelectual proviene más que nada de su elegido lenguaje. Si no te entiendo, sos un intelectual. Ahora bien, también podría interpretarse contrario sensu, o sea, si no me entendés, sos un bruto, y entonces ponete a estudiar o a leer un poco, por lo menos. Pero un intelectual no dice esas cosas.
A mí -que me considero muchas cosas menos un intelectual- me han inferido muchas veces el mote. Siempre el sentido fue desdeñoso, para nada elogioso.
Me puse a reflexionar sobre el porqué.
¿Podría ser una cuidadosa elección de la palabra, a efectos de expresar la idea con mayor precisión? Porque si ser intelectual es eso, quizás lo fuera.
¿Podría ser a veces el recurso a una cita prestigiosa, para apoyar con mayor fuerza la idea (vea quiénes me acompañan en lo que pienso)? Si intelectual es eso, entonces quizás lo fuera.
Lo curioso es que aquellos a los que la gente considera intelectuales, jamás se dicen intelectuales unos a otros.
Pero pienso que ser intelectual es algo más. Pienso que el intelectual reflexiona sobre la realidad, emite un opinión sobre la misma que cuida sea original, y en caso de que de esa realidad surja un conflicto, intenta esbozar una solución.
Si es eso, por supuesto que no soy un intelectual.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

Adoos